Llámanos: 670479182 | Escríbenos

Efecto de las drogas en la sexualidad

By 23 octubre, 2019sexualidad

En muchas ocasiones, sobre todo en jóvenes y adolescentes, se cree que la combinación de sexo y drogas es explosiva e intensifica las sensaciones. Sin embargo, lo que en un principio puede sonar como algo atrayente y erótico, suele conllevar un sinfín de efectos secundarios, tanto a largo como a corto plazo.

Cuando hablamos del efecto de las drogas en la sexualidad, no solamente nos referimos al uso puntual de estas en las relaciones sexuales. También es importante analizar el comportamiento que tienen muchas personas consumidoras durante sus relaciones sexuales. Por ejemplo, existe una enorme correlación entre el consumo de cocaína y el hecho de frecuentar prostíbulos o ver pornografía de manera compulsiva.

¿Existe una relación entre la adicción a las drogas y las conductas de riesgo en el sexo? ¿Cuáles son realmente los efectos de las drogas en la sexualidad? En el siguiente artículo de Fromm Bienestar, trataremos de investigar todas estas cuestiones para poder indagar mejor en las consecuencias de las adicciones en nuestra conducta sexual.

Efectos a corto plazo: ¿qué sentimos cuándo mezclamos drogas y relaciones sexuales?

La respuesta más inmediata es la siguiente: depende. Según el tipo de sustancia, la cantidad consumida y el contexto, los efectos de las drogas en la sexualidad variarán. No obstante, aunque podamos pensar que alguna droga incrementa el deseo sexual, los estudios desmienten completamente esta afirmación: ninguna de ellas tiene propiedades afrodisíacas en sí. Esto se debe a que el deseo depende de la concentración de hormonas en nuestro cuerpo y, de hecho, el uso continuado de drogas produce disfunciones en dichos niveles hormonales1.

1 González Marquetti, T., Gálvez Cabrera, E., Álvarez Valdés, N., Cobas Ferrer, F. S., & Cabrera del Valle, N. (2005). Drogas y sexualidad: grandes enemigos. Revista Cubana de Medicina General Integral, 21(5-6), 0-0.

¿El cannabis produce disfunción eréctil?

Por ejemplo, existe una creencia generalizada de que los porros producen disfunción eréctil. Esta creencia parte de una base real y es que, a pesar que el cannabis libere dopamina en nuestro cerebro (un transmisor asociado al placer), existen bases científicas que afirman que el consumo de cannabis produce una ralentización de la respuesta sexual masculina, lo que conlleva a la ya mencionada disfunción eréctil.

¿Cómo afecta el alcohol a las relaciones sexuales?

El alcohol es una de las drogas más consumidas y normalizadas en nuestra sociedad. De hecho, se asocia a ambientes de ocio y a la desinhibición. Factores que son valorados en el momento de entablar una conversación con alguien poco conocido o para facilitar un encuentro sexual.

No obstante, es fundamental desmontar el mito de que el alcohol sea un afrodisíaco. Según muchos profesionales, a pesar de que consumir bebidas alcohólicas disminuye la timidez y facilite un primer contacto, esta sustancia dificulta la llegada del orgasmo femenino y puede llegar a producir disfunción eréctil tanto a corto como a largo plazo.

¿La cocaína es afrodisíaca?

Otro de los grandes mitos asociados a los efectos de las drogas en la sexualidad es el siguiente: se cree que por que la cocaína tenga un potente efecto estimulante, dicho efecto también se producirá durante las relaciones sexuales. Pero la realidad es bien distinta.

Aunque su uso esporádico incrementa las sensaciones corporales y produce un estado eufórico, las consecuencias del consumo de cocaína en la sexualidad suelen ser contrarias al mito. Antes de nada, es importante advertir del enorme potencial adictivo que tiene esta droga, por lo que un consumo aparentemente inofensivo y esporádico puede derivar en una seria adicción. Por esta razón, vamos a comentar los efectos secundarios que tiene el uso continuado de la cocaína en la sexualidad y las conductas de riesgo.

Cocaína y relaciones sexuales: efectos a largo plazo

Como ya hemos comentado anteriormente, existe un patrón muy marcado en el comportamiento de aquellas personas adictas a la cocaína. En primer lugar, tal y como comentan algunos expertos en sexología, el uso habitual de la coca puede provocar o bien disfunción eréctil o bien priapismo (una erección dolorosa y duradera), la adicción a esta sustancia también conlleva una pérdida de deseo sexual.

En referencia a los patrones de comportamiento entre drogas y sexo, podemos observar un fenómeno bastante curioso en consumidores de cocaína y es su alta relación con los bares de alterne y la prostitución. En dicho fenómeno podemos diferenciar varios patrones de personalidad en una persona que consume coca1:

  • La persona con adicción que primero consume y luego acude al local en búsqueda de relaciones sexuales a cambio de dinero. Este patrón está relacionado con una personalidad compulsiva y bajo control de impulsos.

  • La mujer que se prostituye y que consume para enfrentar los sentimientos negativos que le produce estar en esta situación.

  • La persona con adicción que necesita prestarse como prostituta para mantener económicamente el consumo. Este caso también se da en personas con adicción a la heroína y otros tóxicos.

Estos patrones de consumo están relacionados con más efectos negativos en la salud de las mujeres que ejercen la prostitución. Este dato es bastante alarmante puesto que, como hemos comentado más arriba, estas mismas mujeres son aquellas que consumen cocaína como anestésico y lubricante social para poder enfrentarse a su situación personal y económica, lo que termina conformando una situación de alto riesgo.

1Meneses Falcón, C. (2010). Usos y abusos de drogas en contextos de prostitución. Universidad P. Comillas ICAI-ICADE de Madrid

¿Cómo ayudar a una persona que consume coca?

Sea cual sea la situación en la que se encuentra la persona que consume coca, es importante analizar y tratar el contexto social en el que se encuentra. Por esta razón, desde un punto de vista profesional, debemos abordar la adicción y el consumo de prostitución como una patología dual. Es decir, tratando los dos comportamientos de riesgo a la vez, teniendo en cuenta la enorme influencia que tienen uno con el otro. La mejor manera de ayudar en estos casos, es pidiendo ayuda a un equipo de profesionales o a un centro de adicciones especializado en trabajar con casos de adicción a la cocaína.

 

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Te llamamos