Llámanos: 670479182 | Escríbenos

Adicción al cannabis. La adicción normalizada

En España, tras el alcohol, el consumo de cannabis es el más normalizado de todas las sustancias estupefacientes. Y es que, según el Informe sobre Drogas de 2018 del Ministerio de Sanidad, alrededor del 17% de los españoles consumen cannabis de manera habitual. Si hablamos de forma global, el cannabis se lleva la medalla de oro como la droga más consumida del planeta. La buena fama de este psicotrópico, vinculada al uso medicinal, unida al fácil acceso del mismo hace que haya una falsa creencia de que la marihuana no está ligada a una adicción peligrosa. Esta percepción del cannabis por la sociedad viene en parte debido a la legalización que goza en diferentes partes del mundo como Países Bajos o Uruguay. Desde nuestro centro de adicciones en Sevilla, escribimos este artículo con el objetivo de darte toda la información posible acerca del cannabis, desmitificando ciertos dogmas que existen sobre él y que tengas todas las herramientas necesarias para ver si alguien cercano tiene un problema o tú mismo.

THC, el causante de la adicción

Estas 3 letras, que para muchos no significarán mucho, son las siglas por las que se conoce al Tetrahidrocannabinol, el principio activo presente en la planta Cannabis Sattiva. Este compuesto actúa directamente sobre el sistema nervioso, provocando que el cerebro libere dopamina, un neurotransmisor que provoca placer y capacidad de recompensa. La dopamina es algo natural que segrega nuestro propio organismo cuando tenemos un orgasmo o recibimos una grandísima noticia. El problema aparece cuando el THC estimula al cerebro para que cree dopamina con su consumo, de tal forma que lo asocia muy fácilmente y a la larga, las recompensas naturales no pueden competir con este químico en la cantidad de dopamina que liberan. En este momento ya tenemos una adicción.

¿Eres un adicto al cannabis?

El perfil del adicto al cannabis o a cualquiera de sus diferentes formas es bastante común. Normalmente los adictos a esta sustancia comienzan con un consumo social, fiestas o reuniones con amigos a una temprana edad. Aunque esto ya es algo de lo que preocuparse, el problema se torna más evidente cuando se comienza con el consumo en solitario. Al principio los consumos a solas son dilatados en el tiempo hasta que sin darse cuenta el uso de esta droga es diario, llegando incluso hasta necesitarlo para comenzar el día para ir al trabajo o necesitarlo para conciliar el sueño.

Efectos del cannabis en nuestro cuerpo

El consumo prolongado de marihuana, como el de cualquier sustancia estupefaciente, tiene como principal característica que va dominando la vida del consumidor poco a poco, hasta hacerse dueña por completa sin que el afectado se de cuenta.

Muchos consumidores de cannabis mantienen que no están haciendo nada malo y que no acarreará consecuencias en su organismo. Pero nada más lejos de la realidad. El consumo prolongado tiene consecuencias a corto y a largo plazo. Los efectos a corto plazo más comunes son la pérdida de psicomotricidad, un aumento del tiempo de reacción, ansiedad o episodios de pánico. También está asociado en estas fases iniciales a somnolencia y caída del ánimo. A largo plazo, la consecuencia más evidente es la adicción. A esto hay que unirle una falta de motivación por cualquier aspecto de la vida y esa sensación de estar siempre ‘adormecido’.

Nuestra dilatada experiencia nos dice que la adicción al cannabis trae consecuencias y, sin duda, crea dependencia. Por eso, desde Fromm Bienestar, trabajamos para cualquiera que tenga este problema con el cannabis pueda superar tanto los problemas de dependencia como los conflictos internos asociados a esta adicción.

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos