Llámanos: 670479182 | Escríbenos

¿Cómo afecta la cocaína a los transportistas?

By 12 marzo, 2021Adicción, Sin categoría
cocaína
Comparte:

Hoy nos gustaría centrarnos en Fromm Bienestar en otra realidad cada vez más frecuente en lo que se refiere al consumo de drogas. Se trata de la adicción a la cocaína, un problema que afecta a gran cantidad de personas, condicionando seriamente sus vidas.

En el caso que nos ocupa, y sin ánimo de estigmatizar a ningún grupo social, sino más bien de informar y tratar de prevenir, nos gustaría centrarnos en el consumo de esta sustancia entre los transportistas. La frecuencia con la que ocurre es mayor de lo que crees, y parece existir una serie de factores bastante específicos que lo provoca.

Tratamiento para la adicción a la cocaína en Sevilla

La cocaína: estar despierto y alerta

Antes de comenzar nuestra exposición, nos gustaría recordar que la cocaína tiene una serie de efectos a corto plazo bastante definidos. La persona que la consume puede llegar a experimentarlos en apenas pocos minutos, y entre ellos destacamos los siguientes:

Euforia: la persona se siente grandiosa, llena de energía, exultante.

Alerta: tras el consumo aumenta la percepción del nivel de atención.

Disminución del apetito y de la sensación de sueño: la persona puede pasar horas sin comer ni dormir, en una aparente creencia de no necesitarlo.

La profesión de transportista lleva implícita una condición que la hace especialmente complicada. Debe conducir durante horas, incluso de noche, para llevar o recoger mercancías en períodos de tiempo estipulados que en general son estresantes. Por tanto, se hace imprescindible aprovechar al máximo, incluso durmiendo lo menos posible o sin dormir.

Parece lógico pensar que ante situaciones de este tipo, el camionero intente apoyarse en alternativas que le ayuden a mantenerse despierto y a aumentar sus niveles de energía al máximo. El problema es que la «vitalidad» que aporta la cocaína no es del todo real, ya que en realidad aspectos como la atención y la destreza se ven deterioradas con el tiempo. Tanto es así que no es de extrañar que acaben apareciendo sensaciones como la irritabilidad, la ansiedad, el dolor de cabeza o incluso falta de concentración.

¿La adicción se cura?

Soledad y monotonía, enemigos del camión

Cuando un transportista se marcha a trabajar, sabe que estará días o incluso semanas sin ver a su familia. Por regla general, los encargos que debe realizar le llevan a ciudades o países lejanos, en los que su única compañía suele ser un aparato de radio. Además, en la gran mayoría de los casos, los trayectos realizados le resultan familiares, ya que ha de pasar por los mismos lugares una y otra vez.

Las sensaciones de soledad y monotonía prolongada no suelen ser bien aceptadas por el ser humano, el cual siempre ha tratado de evitarlas a toda costa. En el caso del camionero, su margen de actuación es bastante escaso, y puede acabar recurriendo al consumo de alguna sustancia, como la cocaína. Esta “soluciona” su problema a corto plazo, actuando como parche y generándole sensaciones en un principio agradables. Sin embargo acaba por convertirse en un problema.

¿Qué se puede hacer?

Además del peligro que una adicción conlleva, el hecho de consumir drogas en el manejo de un vehículo pesado como es el camión se convierte en un hábito peligroso. Cualquier distracción, falta de concentración o infravaloración en la percepción del riesgo al conducir puede acabar en un accidente que ponga en peligro la vida del propio conductor o de otras personas.

Por este motivo se hace esencial evitar el consumo. Para ello resulta recomendable considerar algunos puntos que podrían ayudar a manejar mejor este tipo de situaciones de estrés y cansancio.

En primer lugar, convendría expresar a la empresa la necesidad de respetar la cantidad máxima de horas recomendada para los trayectos y los tiempos de entrega. Así podrían disminuirse las sensaciones de estrés y tensión antes mencionadas.

Por otra parte, el camionero haría bien en proveerse de algunos elementos de ocio que le ayuden a desconectar en los momentos de descanso. Aquí incluiríamos libros, películas, música, etc. Es muy importante respetar las paradas y saber disfrutar de ellas.

Finalmente, el mantenimiento del contacto con sus familiares y amigos a través de un teléfono móvil en los pequeños ratos de esparcimiento se hace fundamental para paliar la sensación de soledad.

En resumidas cuentas, la profesión de transportista es quizá una de las más duras que existen. Es por ese motivo por el que se hace indispensable encontrar la forma de atenuar su impacto emocional, evitando a toda costa caer en el error de apoyarnos en las drogas para lograrlo.

Comparte:
fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos