Llámanos: 670479182 | Escríbenos

¿Cómo sé si mi hijo tiene adicción a las nuevas tecnologías?

By 9 diciembre, 2020Adicción, Adolescentes

“Querido hijo, ¿qué tal te ha ido? Tu mamá y yo estamos bien. Te echamos de menos. Por favor, apaga el ordenador y baja a merendar algo. Con cariño, tus padres.”

Esta frase, que seguro despierta una sonrisa en el lector, es a menudo un fiel reflejo de la conducta problemática de muchos adolescentes respecto a las nuevas tecnologías.

Adicción a internet. Problema del futuro y presente

¿Qué es eso de las nuevas tecnologías?

Nos referimos a lo que suele utilizarse para presentar, comunicar y almacenar información. Algunos ejemplos podrían ser: Internet, los teléfonos móviles, los videojuegos y los televisores.

¿Qué nos ofrecen?

Por un lado, las nuevas tecnologías nos permiten mantenernos informados en todo momento. Gracias a ellas podemos acceder a infinidad de datos en instantes y saber qué sucede en el mundo. Además, nos ayudan a hacer mejor nuestro trabajo. Facilitan tareas, ahorrándonos mucho tiempo y esfuerzo.

Otra de sus virtudes es que favorecen la comunicación. No hay más que ver cómo el móvil nos permite llamar a quien queramos en cualquier momento. También hace que podamos usar herramientas como Skype, los chats o las redes sociales.

Finalmente, nos sirven para el ocio. Tomemos el ejemplo de las videoconsolas más nuevas, las cuales nos ofrecen una gran cantidad de juegos, tanto individuales como online.

¿Pero, es tan bonito?

A pesar de todas estas virtudes, cualquiera podría comenzar a desarrollar una conducta problemática con alguno de estos dispositivos.

En el caso de la adicción a las nuevas tecnologías se aplican las mismas condiciones que para las sustancias químicas, aunque orientadas a esta conducta. Así, hablaremos de adicción si la persona muestra en un período de un año tres de los siguientes elementos:

Tolerancia: necesidad de incrementar su uso. Se manifiesta que necesita pasar cada vez más tiempo frente a la pantalla del ordenador o el móvil para obtener la misma satisfacción que antes.

Abstinencia: malestar cuando la conducta deja de realizarse durante un cierto periodo de tiempo. El individuo afirma encontrarse mal y sufre síntomas diversos. Un ejemplo, agitación, ansiedad, sueños relacionados, pensamientos obsesivos…

Repetición del comportamiento: Es el caso quienes se conectan a Internet para revisar el correo, pero acaban mirando otras cosas y pierden mucho tiempo al hacerlo.

Deseos inútiles de interrumpir la conducta: La persona llega a darse cuenta de que pasa demasiadas horas frente al televisor o con su móvil, pero no es capaz de “corregir” su comportamiento.

Se pierde mucho tiempo en toda actividad relacionada con su uso. Es el caso de aquellos que se informan de los últimos dispositivos porque quieren estar al tanto de todas las novedades para no equivocarse al comprar su modelo o aquellos que dedican muchas horas a descargar música o videos.

Se dejan de lado otras actividades: Ya no salen con los amigos, van aplazando sus estudios para el final del día o llegan tarde al trabajo porque se acostaron a las tantas después de estar con el ordenador.

Continuación de la conducta a pesar de las consecuencias negativas: Incluso sabiendo que dormirán menos, que les dolerá la cabeza o que suspenderán un examen, no parece importarles demasiado. No pueden dejar de hacerlo aunque lo intenten.

¿Si soy padre, cuándo debo preocuparme por la adicción a las nuevas tecnologías?

Habría que comenzar a plantearse que nuestro hijo tiene un problema con las nuevas tecnologías cuando:

-Existe pérdida de control. Por ejemplo, si notamos que nuestro hijo/a utiliza la red más horas de las que había previsto y si les preguntamos nos dicen que “no pueden dejarlo” como si hubieran quedado atrapados en él.

Se pierde libertad. Si vemos que también dedica mucho menos tiempo a actividades que antes le gustaban como leer, escuchar música o practicar deporte, puesto que se dedica casi en exclusiva a la NT.

No reconoce el problema. Si le preguntamos, nos dirá que lo que le ocurre es normal, que todos sus amigos lo hacen y que le agobiamos. Esta característica es muy propia de los problemas de dependencia en general, aunque a la larga termina por reconocerse la situación.

Las usa como forma de escapar de su vida. Un suspenso, una discusión, una ruptura… pueden hacer que busque aliviar el dolor a través de ellas. Ver una película, por ejemplo, está bien, pero pasar horas viendo la TV para tratar de “olvidar” no es la solución.

En resumen, las nuevas tecnologías bien utilizadas, pueden ser una magnífica herramienta laboral, de comunicación y hacernos un poco más felices. Sin embargo, caer en un uso abusivo y sobre todo exclusivo puede traernos numerosos problemas.

Quizá la clave se encuentre en mantener un adecuado balance entre nuestras relaciones sociales y familiares y el uso de estos elementos

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos