Llámanos: 670479182 | Escríbenos

Cómo combatir la soledad

By 7 diciembre, 2020Psicología
soledad

Quizá en alguna ocasión te has sentido solo/a y seguro que para evitarlo has intentado estar ocupado trabajando o viendo la televisión.

La soledad es un mal muy común hoy en día. Según los estudios, un alto porcentaje de personas considera estar sola o que, en algún momento de su vida, ha experimentado la soledad. Vamos a dedicar este artículo a analizarlo.

¿Qué es la soledad?

Si nos dejamos llevar exclusivamente por la definición que nos da la Real Academia Española, la soledad es la carencia voluntaria o involuntaria de compañía. Esta acepción se nos queda algo corta, pues a nivel cotidiano, implica una serie de elementos que no se contemplan.

En primer lugar, por regla general resulta involuntaria. Como seres sociales que somos, necesitamos de los demás. Es decir, aquella persona que experimenta la soledad, generalmente no desea estar así. Se trata de algo sobrevenido y no buscado.

Puede ocurrir que alguien, a raíz de experiencias dolorosas con otras personas, elija estar solo la mayor parte del tiempo. En cualquier caso, insistimos que en el fondo no se desea, pues lo que en realidad querría es contar con personas que no le fallen ni le hagan daño. En este caso la soledad se habría elegido como forma de protegerse del dolor.

Por otra parte, debemos mencionar que trae consigo una serie de sentimientos y emociones negativas para la persona. Normalmente, es vivida con tristeza, melancolía y nostalgia. Es por eso por lo que quien la sufre hace todo lo posible por quitársela de encima y buscar la forma de no pensar en ella. Para ello, como decíamos antes, pone en marcha una serie de estrategias que eliminen esos sentimientos, las cuales no siempre resultan efectivas.

¿Es negativa en todos los casos?

La respuesta a esta pregunta contiene matices. Cabe mencionar que, además de las características particulares del ser humano que le hacen un ser social, es la propia sociedad la que a menudo vincula connotaciones negativas al hecho de estar solo. Los mensajes que nos mandan desde los medios de comunicación suelen señalar como deseable el hecho de estar siempre rodeado de la familia o de los amigos. Según nos dicen, esto es lo normal.

Sin embargo, aquí cabría hacernos una pregunta interesante: ¿Es alguien más feliz por estar rodeado siempre de gente?

La clave está en la forma en que entendemos la soledad. Si logramos eliminar la visión negativa a este asunto y en lugar de vernos “solos”, conseguimos interpretarlo como “momentos de estar con nosotros mismos”, la cosa cambia. Esto es aplicable en casos en los que la persona está sola en algunos momentos, no todo el tiempo.

Si aprendemos a relacionarnos con nosotros mismos, la soledad puede disfrutarse mucho. Tendremos la oportunidad de conocernos mejor, de poner en marcha aquellas actividades que realmente nos gusten, tomar decisiones de cara al futuro, etc.

Todo esto tiene sentido cuando al menos tenemos alguien con quien hablar al final del día, pero…

¿Y si no tengo a nadie?

Puede suceder que de verdad estés solo. Quizá no poseas una familia o tu relación con ella se haya visto interrumpida. En este caso, no te alarmes. Existen muchas formas de aprender a manejar mejor la soledad hasta que llegue el momento en el que comiences poco a poco a encontrar personas con quienes compartir.

Veamos algunos ejemplos que quizá puedan ayudarte:

1) Búscate una afición. Si aún no tienes ninguna, es el momento de buscarla. Trata de reflexionar acerca de lo que te gusta y encuentra la forma de disfrutar de ello. Puedes hacer cosas como ver series, escuchar música, hacer puzzles, pintar, etc. Son muchas las opciones que pueden mantenerte ocupado y entretenerte.

2) Escucha la radio. Es un instrumento perfecto. Son numerosos los programas y emisiones que pueden resultarte interesantes, y te sorprenderá su capacidad para hacerte sentir mejor mientras haces otras cosas o te relajas en el sofá.

3) Adopta una mascota. No hay nada más positivo para nuestra salud mental que cuidar de otro ser vivo. El hecho de tenerla no solo te hará sentir mejor, sino que te ayudará a responsabilizarte aún más de ti mismo. Puedes elegir la que más te convenga o se adapte a tus necesidades, y además constituye una forma estupenda de socializar con otras personas si sales con ella a la calle o al parque.

4) Habla por teléfono. Haz un esfuerzo por encontrar a alguien, aunque solo sea a una persona, para poder charlar un poco. Quizá sea ese primo lejano al que hace tiempo que no ves, o ese amigo que vive en otra ciudad. El contacto y la calidez humana te ayudarán. Si no encontrases a nadie, siempre existen opciones para tener a alguien con quien charlar. Es el caso de numerosas líneas telefónicas gratuitas puestas a disposición de los ciudadanos para poder contar tus problemas y desahogarte.

5) Mantente activo. Haz deporte, ponte en forma, sal a caminar… Todo esto te vendrá genial para el ánimo y sentirte mejor contigo. Además, si te apuntas a alguna actividad deportiva también podrás conocer a gente que te agrade.

La soledad es un mal que afecta a muchos seres humanos. Llama a la atención que cada vez somos más en la Tierra y a pesar de ello nos sentimos más solos. Por eso es tan importante aprender a conectar con los demás y buscar las mejores opciones para hacerlo.

Si a pesar de leer esto te sientes solo o no encuentras la forma de salir del círculo… ¡Podemos ayudarte!

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos