Llámanos: 670479182 | Escríbenos

¿Necesito un psicólogo?

By 23 noviembre, 2020Psicología
psicólogo

Si el título de este artículo te interesa es porque quizá te estés planteando buscar la ayuda de un psicólogo, y nosotros te podemos ayudar en Fromm Bienestar.

Dar el paso de ir al psicólogo no es una decisión fácil, y es normal que a la persona que lo necesita le pueda llevar tiempo tomarla.

Vayamos por partes…

Cuando hablamos de un psicólogo, nos referimos a una persona que está formada específicamente para el tratamiento de diversos trastornos y patologías de la psique humana. En palabras más sencillas, es alguien que puede ayudarte a sentirte mejor cuando no estás en un buen momento, estás sufriendo por algún motivo o necesitar aclarar tus ideas. Este último punto es importante, ya que no todo el mundo sabe que este profesional también puede actuar como consejero, ayudándonos a tomar las mejores decisiones en asuntos relevantes de nuestra vida.

Una mirada hacia el ahora

Si miramos al presente, hay que destacar que el psicólogo es una figura que está ganando peso en estos tiempos de estrés y miedo. No solo nos referimos a la actual pandemia, sino más bien a la situación que muchas personas están viviendo. Hablamos, por ejemplo, de la falta de metas, la poca motivación, la soledad, el sentirse perdido en la vida, el dolor emocional por los fantasmas del pasado, etc. Como vemos, hay muchos ejemplos de situaciones en las que sería bueno buscar ayuda.

Veámoslas con más detenimiento.

La decisión de si acudir o no a un psicólogo tiene que ver con una mirada global a la situación en la que esté inmersa la persona. Es decir, debe hacer un balance de cómo se encuentra en general, del tiempo que lleva así y de si las estrategias que ha empleado le han servido de ayuda. Suele pasar que la persona acude a ver a un psicólogo cuando ya el problema está muy cronificado y es más difícil su recuperación. Por esto se recomienda no esperar tanto, sino buscar ayuda cuando la persona realmente sienta que debe hacerlo.

¿La terapia arreglará mis problemas?

Este es un punto interesante. Muchas personas tienen la idea errónea de que yendo al psicólogo un par de veces solucionarán como por arte de magia todos sus problemas. Se trata de una idea muy cinematográfica, en la cual el psicólogo actúa como una especie de curandero que tiene la solución a todos los problemas del paciente. Por desgracia, la cosa no funciona así.

Dependiendo de la problemática, la persona necesitará terapia durante un tiempo determinado para comenzar a sentir mejoría. Asimismo, resulta esencial su implicación en ella, ya que el paciente no actúa como un mero sujeto pasivo que no hace nada, sino que debe hacer un esfuerzo para mejorar.

Este es uno de los grandes errores que cometen quienes acuden a un psicólogo, ya que piensan que la solución a sus problemas vendrá sin poner de su parte. Es normal que aquí se produzcan los abandonos.

¿Es el psicólogo más listo que yo?

Llama la atención el enorme poder y prestigio que tienen los psicólogos en muchas culturas. Según muchos estudios, gran parte de la población siente admiración hacia ellos, cometiendo el error de verlos capaces de solucionarlo todo. No olvidemos que son personas igual que los pacientes, y que tienen sus propios problemas. De hecho, resulta corriente que ellos mismos acudan a otros en busca de supervisión y análisis.

En respuesta a la pregunta anterior: no. No es que el o la terapeuta sea más listo que sus pacientes. Lo que ocurre es que cuenta con dos elementos fundamentales que pueden ayudar a la otra persona a superar sus dificultades: el conocimiento y la perspectiva.

Por un lado, el psicólogo ha estudiado durante varios años la mente humana. Entiende mucho acerca del comportamiento, de lo que ayuda y lo que no, así como de numerosas técnicas terapéuticas de avalada eficacia. Es por esto por lo que el paciente, que también tendrá sus puntos fuertes, puede ser ayudado.

Por otro, está el de la perspectiva. Uno de los ejemplos más frecuentes utilizados por muchos psicólogos con sus pacientes es la metáfora de la montaña:

“Usted y yo estamos escalando nuestra propia montaña. Ninguno de los dos es mejor escalador que el otro, pero ambos contamos con la ventaja de la perspectiva. Desde mi montaña, yo puedo ver mucho mejor la suya y hacerle recomendaciones al respecto, al igual que podría usted hacer lo mismo con la mía. Vamos a aprovecharnos de eso…”

En resumen…

No te dejes llevar por todas esas personas que piensan que ir al psicólogo es una muestra de debilidad o de locura. Más bien podríamos verlo como un acto de valentía, en el cual la persona acepta mirar de frente a sus propios fantasmas y toma el desafío de plantarles cara.

Si de verdad sientes que necesitas ayuda, deberías al menos darte la oportunidad de intentarlo. Puede ser la mejor decisión que tomes en tu vida.

Contacta hoy mismo con nosotros.

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos