Llámanos: 670479182 | Escríbenos

¿Qué es el síndrome de Peter Pan?

By 14 julio, 2021Psicología
Comparte:

Aún guardo recuerdos de mi dulce e inocente niñez. En ella, nada parecía importar demasiado. Era una época en la que, si había algún problema, mis padres hacían todo lo posible para solucionarlo sin que yo no me diese ni cuenta. Ahora, con unos cuantos años más a mis espaldas, me veo envuelto en una vida que no quiero aceptar. Cuando me miro al espejo y veo en lo que me he convertido, me descubro a mí mismo como un traidor que ha abandonado su pasado.

¿Qué es el Síndrome de Peter Pan?

Con estas palabras hemos querido describir con brevedad desde Fromm Bienestar en qué consiste un problema que, aunque no se reconoce en los principales manuales psiquiátricos, sí que parece ilustrar una personalidad muy peculiar. Se trata del síndrome de Peter Pan, término que se hizo popular gracias a un libro publicado por el Dr. Dan Kiley llamado “El Síndrome de Peter Pan: la persona que nunca creció”

Muchos psicólogos están de acuerdo en afirmar que quienes lo padecen cuentan con una personalidad inmadura, rebelde, narcisista y dependiente. Todo ello con un trasfondo en el que el individuo se negaría a aceptar el proceso natural de envejecimiento y la entrada en la vida adulta. De esta forma, la persona queda atrapada en su infantilismo. Eso hace que niegue todo crecimiento personal o psicológico y manifestando su incomprensión.

Por ello, no es extraño que este tipo de personas no deseen obtener un empleo, terminar una carrera ya comenzada o mantener una relación personal profunda con alguien. En el fondo, encontramos una incapacidad para exponerse a las posibles frustraciones o amenazas que la vida “real” puede suponer. En muchas ocasiones, esto viene provocado por el excesivo apego creado en edades tempranas hacia sus vínculos familiares.

Como ejemplo curioso, Michael Jackson era un posible candidato a padecer el trastorno. Sus llamativos rasgos de inmadurez, narcisismo y dependencia, así como su afición desmedida a las películas de Disney hicieron que muchas personas dijeran que se trataba de “un niño con cuerpo de hombre”

¿Qué es la generación nini?

El caso es que, aunque pueda sonar a broma, también se ha llegado a hablar de un Síndrome de Wendy. En él, la persona trataría de satisfacer siempre a los demás y de asumir el papel de padre o madre ante los otros (generalmente ante los que tienen el Síndrome de Peter Pan). Lo cierto es que en ambos casos podríamos hablar quizá de un trastorno de la personalidad dependiente, unos por su temor a enfrentarse a la vida real (Peter Pan) y otros por su miedo a ser rechazados o abandonados (Wendy).

¿Qué papel juega la familia?

Como el lector podrá imaginar, el rol es fundamental en la aparición y mantenimiento de esta situación. Por norma general, hablamos de padres que tienden a la sobreprotección del pequeño. Suelen colmarlo de atenciones y cuidados, evitándole situaciones que requieran cierto grado de responsabilidad y sumiéndolos en un mundo de comodidad e inocencia. Así, el niño va desarrollando un especial sentimiento de atracción hacia esta forma de vida, la cual se esfuerza por no abandonar.

La paradoja se encuentra en que, una vez que sus padres ya son mayores o fallecen, el ya adulto se muestra incapaz de enfrentarse a la vida en sus muy diversos ámbitos. Lo que en un principio apareció como forma de agradar y cuidar a un hijo, acaba por convertirse en una trampa que dificulta el adecuado desarrollo de la persona.

Si nos detenemos a echar un vistazo a nuestro alrededor, seguro que encontraremos ejemplos de quienes, que con edad bastante avanzada, aún viven con sus padres. Y lo que es peor, siguen siendo estos últimos los que se dedican a soportar económicamente al hijo, eximiéndole de las responsabilidades propias de su edad.

En resumidas cuentas, el síndrome de Peter Pan es un problema silencioso que, en apariencia, puede no revestir demasiada gravedad. Sin embargo, si no se aborda a tiempo, es posible que genere problemas de importancia a largo plazo para la persona que lo experimenta. Es por eso por lo que resulta fundamental que, como padres, hagamos un esfuerzo por permitir que nuestros hijos trabajen día a día para llegar a convertirse en personas maduras y responsables, con la confianza suficiente para manejar sus vidas de la mejor manera.

Comparte:
Inma

Author Inma

More posts by Inma

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos