Llámanos: 670479182 | Escríbenos

La psicología positiva aplicada a la familia

By 7 diciembre, 2019Familias, Prevención
psicología positiva aplicada a la familia

¿Sabías que existe una rama de la psicología que se enfoca en el bienestar emocional y en las fortalezas internas? Muchas veces, solemos relacionar las psicoterapias y la psicología con el tratamiento de trastornos mentales más que en el proceso de crecimiento personal en población no clínica. Sin embargo, la psicología positiva es un método que revolucionó todo lo que conocemos hoy en día.

La psicología positiva tuvo su punto álgido décadas atrás, abriéndose paso entre el paradigma del modelo clínico. Durante su crecimiento, se trató de aplicar a las distintas esferas que nos rodean en el día a día: la psicología positiva en el trabajo, en las aulas, en la familia, etc.

Cuando hablamos de la relación entre la familia y la psicología positiva, nos planteamos el papel que tiene el núcleo familiar en el bienestar de las personas. ¿Cómo podemos aplicar esta disciplina para mejorar la relación entre padres e hijos? Si quieres saber más sobre cómo funciona la psicología positiva en el entorno familiar, te recomendamos seguir leyendo este artículo de Fromm Bienestar. En él encontrarás dinámicas y ejercicios de psicología positiva aplicada a la familia.

La psicología positiva según Seligman

Si queremos saber cómo aplicar estas técnicas a las dinámicas familiares, es imprescindible conocer el origen del término “psicología positiva”. Para ello, nos remontamos al 1988, cuando el psicólogo Martin Seligman decidió utilizar este enfoque como contraposición a la corriente principal. Dicha corriente es más bien correctiva, como sigue ocurriendo hoy en día, y se centra en curar, tratar y mejorar las emociones, pensamientos y conductas de los/as pacientes. A pesar de que esto sea una tarea fundamental en el trabajo del psicólogo, también debemos expandir fronteras y buscar herramientas para trabajar la felicidad y las fortalezas personales de cada individuo. Estas tareas son llevadas a cabo desde la teoría de la psicología positiva.

«Nuestras fortalezas y virtudes trabajan en contra de la desgracia y en contra de los trastornos psicológicos, y son la clave para aumentar la resiliencia» Martin Seligman

Es importante comentar que, a pesar de que grandes profesionales como Abraham Maslow o Carl Rogers ya habían hablado de la necesidad de desarrollar el bienestar emocional, el término de psicología positiva se acuñó con fuerza con la llegada de la teoría de Seligman.

Relación entre psicología positiva y familia

El papel que desempeña la familia en la formación de la personalidad de los niños y niñas obliga a la psicología positiva a pasar necesariamente por las dinámicas y la estructura familiar. De hecho, el marco de la familia es uno de los espacios que más asociamos a la felicidad, la protección, el afecto y la seguridad.

Por lo tanto, para poder fomentar el bienestar personal, es imprescindible analizar cómo funciona el núcleo más cercano y directo que tenemos desde pequeños/as. Muchos estudios concuerdan en que el afecto, los vínculos y la manera que tenemos de relacionarnos se basa en aquello que hemos aprendido en el núcleo familiar[1], por lo que podemos afirmar que, existe una fuerte relación entre la psicología positiva y la familia.

Ejercicios de psicología positiva aplicada a la familia

Como acabamos de observar, si queremos fomentar nuestras fortalezas individuales, tendremos que reforzar las dinámicas positivas en la familia. De este modo, podemos prevenir muchísimos conflictos entre padres e hijos y podemos detectar a tiempo cualquier problema o altibajo que se produzca. A continuación, presentaremos algunos ejercicios y dinámicas de psicología positiva aplicada a la familia.

  1. Promover la comunicación entre los miembros

El primer paso es fundamental para poder fomentar la felicidad y el bienestar en el hogar. Para ello, podemos encontrar pequeños momentos del día en el que la familia se dedique a conversar y a escuchar a los demás miembros.

  • Por ejemplo: podemos organizar un espacio especial en el hogar donde todos los miembros pueden expresar cómo se han sentido a lo largo del día.
  1. Encontrar las fortalezas familiares

Muchas veces, nos olvidamos de analizar positivamente a nuestra familia. Siempre encontramos elementos que pueden mejorar, pero en pocas ocasiones, los miembros de un sistema familiar razonan y expresan aquello positivo que les aporta su familia. Para ello, y como ejercicio de psicología positiva, podemos tratar de encontrar las fortalezas familiares entre todos y todas.

  1. Disfrutar del proceso

Muchos expertos coinciden en que es más importante disfrutar del proceso familiar que perseguir unos objetivos en sí. Por ello, es fundamental disfrutar del tiempo compartido en familia, ya sea realizando actividades lúdicas como resolviendo pequeños conflictos a través de la comunicación.

  1. Adquirir nuevas habilidades y competencias juntos

Finalmente, no solo es importante encontrar las fortalezas familiares, sino que también se pueden desarrollar nuevas habilidades en equipo. Para poder reforzar aquellos ámbitos menos trabajados en la familia, podemos ponernos en contacto con profesionales que nos guíen en este camino y propongan estrategias adaptadas a todos los miembros.

En el centro Fromm Bienestar, disponemos de un equipo de psicólogos y expertos en el bienestar familiar. Si quieres aprender nuevas herramientas para mejorar el ambiente y los vínculos en la familia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

[1] Carpintero Capell, H., & Barrio, M. V. D. (2013). Notas sobre psicologia positiva y familia. International Journal of Developmental and Educational Psychology.

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Te llamamos