Llámanos: 670479182 | Escríbenos

La tiranía del adolescente

By 30 diciembre, 2020Adolescentes

No descubrimos nada nuevo si decimos que la adolescencia es una etapa difícil. Por un lado lo es para el joven, que vive su particular aventura de cambio; pero también para sus padres, los cuales deben aprender a manejar esas transformaciones de la mejor forma posible. Algo que hay que saber tratar es la tiranía del adolescente. 

Una de las actitudes con la que muchos de estos padres deben convivir es la de esa sensación de omnipotencia de la que gran cantidad de chicos y chicas hacen gala. Es muy frecuente que en esta etapa, el futuro adulto se sienta un ser indestructible y todopoderoso, casi como si con él o ella no fueran las cosas o sus actos no tuvieran consecuencias. La propia energía y juventud con la que cuentan, les hacen creer que todo está permitido y que los riesgos para ellos no existen.

Psicología y adolescentes: cómo se conforma su conducta

¿Qué es eso de la tiranía del adolescente?

Cuando un joven se siente demasiado cómodo en su vida, o hay una serie de factores internos que le atormentan, puede que comience a tratar a sus iguales como sus subordinados. Con esto nos referimos a que, en muchos casos, el joven piensa que tiene el mundo a sus pies y que lo merece todo, o que la forma adecuada de relacionarse con los demás es el sometimiento. Por ello, no es de extrañar observar en él actitudes como dar órdenes a sus padres, utilizar la violencia para conseguir cualquier capricho, insultar, usar la ira para generar miedo, etc.

La tiranía en el adolescente es tan común que incluso se han puesto en marcha programas televisivos. El más famoso quizá sea “Hermano mayor”, en el cual se analizaba esta realidad de una manera muy explícita.

Pero, ¿por qué ocurre esto? ¿Qué hace que algunos adolescentes lleguen a convertirse en pequeños tiranos y otros no?

La tiranía: un aprendizaje

Como casi todo en la vida, cuando un chico o chica utiliza métodos agresivos o chantajistas para conseguir sus deseos, es que ha aprendido mal. En muchos casos, son los propios padres lo que pueden acabar generando actitudes en sus hijos a través de hacerles llegar un mensaje incorrecto: “te lo mereces todo”. Tras estas palabras, que en principio pueden resultar atractivas e incluso sinónimo de ser buen padre, se esconde un grave problema de fondo: la tiranía del adolescente.

Si un joven tiene acceso a sus deseos de manera demasiado sencilla, entenderá que merece todo eso sin esfuerzo. Si, por ejemplo, pide una moto y sus padres se la compran o quiere no tener hora para volver a casa y sus progenitores se lo conceden, acaba aprendiendo que puede conseguir todo lo que quiera. En otras palabras: que el mundo le pertenece. Es normal, por tanto, que si alguna vez no lo consiguen entren en cólera y desarrollen actitudes agresivas.

Pero no toda tiranía del adolescente tiene que ver con una educación inadecuada. También es frecuente que muchos chicos se conviertan en déspotas a causa de dificultades vividas en el pasado o rencores ocultos. Por ejemplo, resulta muy común el caso de jóvenes con estas actitudes agresivas y dominantes que comenzaron a desarrollarlas a raíz del divorcio de sus padres. Es posible que hayan culpado a uno de ellos de lo ocurrido y comiencen a maltratarlo, como una forma de expresar su ira y su disgusto.

Centros para adolescentes en Mairena del Aljarafe

Sea cual sea el motivo, es algo que debe atajarse de inmediato, en especial por sus consecuencias a medio y largo plazo.

¿A dónde lleva todo esto?

Un adolescente que piensa que el mundo le pertenece, tarde o temprano se chocará contra la pared. Conforme su vida avance, dará con situaciones que no le resultarán tan ventajosas, y terminará por frustrarse al no conseguir lo que desea.

Los adolescentes con actitudes tiranas acaban con problemas en sus relaciones personales y laborales. Por eso, cuanto antes se pongan medios, será mejor para todos. Y te podemos ayudar en Fromm Bienestar.

¿Qué se puede hacer?

Educar, educar y educar. Esta es la tarea más importante que un padre debe realizar. Esto no significa sentirse siempre bien y no hacer sufrir nunca a los hijos. A veces es necesario poner límites y tratar asuntos delicados con ellos para aclarar las cosas. Todo ello, sabiendo que es siempre por una buena razón.

Por este motivo, es tan importante que los padres se esfuercen por aclarar un mensaje: no se puede tener todo, y las cosas necesitan esfuerzo. Esta es la lección que debería grabarse a fuego en los chavales.

En resumen, aunque a veces no resulte sencillo, la tarea de padres y educadores con respecto a los adolescentes es la de tolerancia cero hacia la violencia y las conductas de tiranía. Por eso es tan importante inculcar valores de esfuerzo, respeto y trabajo. Solo así conseguiremos que nuestros hijos entiendan de qué va el mundo y estén más preparados para afrontarlo de una forma más realista.

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos