Llámanos: 670479182 | Escríbenos

Cuando los Reyes Magos traen demasiados regalos

By 4 enero, 2021Familias, Psicología

Nadie parece poner en duda que los tiempos han cambiado. Cada vez contamos con más opciones para elegir los regalos que los Reyes Magos traerán en apenas dos días. Los pequeños detalles que antes ilusionaban a miles de niños ahora serían, sin duda, motivo de más de un disgusto. Y es que la sociedad del confort ha venido para quedarse, y ha hecho que en muchos hogares los tres magos de oriente dejen un buen surtido de artículos.

En una sociedad en la que la comparación con el otro va adquiriendo cada vez más fuerza, un niño con pocos regalos o simplemente menos bonitos que los de sus amigos, corre el riesgo de acabar siendo relegado a un segundo plano, casi rechazado. Y no solo eso, sino que él mismo se sentirá distinto a los demás, e incluso puede acabar siendo objeto de burlas muy dañinas.

¿Cómo sé si mi hijo tiene adicción a las nuevas tecnologías?

Por eso, con la “inestimable” ayuda de los medios de comunicación, cada vez invertimos más dinero y esfuerzo en lograr que nuestro pequeño se vea inundado de regalos, artículos que solo verán la luz del día unas pocas semanas. Cuántas veces se da la circunstancia de que vemos a los niños jugar con sus juguetes hasta poco después de que hayan venido los Reyes…

Y es que en el fondo todo esto lo hacemos por el bien de nuestros hijos, o al menos eso creemos.

¿Es bueno educar a los más pequeños de esa forma?

Parece lógico pensar que un niño merece disfrutar de sus regalos el día de Reyes. No es malo que ahorremos algo de dinero para comprarle esa bicicleta que desea o esos patines que tanto le gustan. El problema viene cuando hacemos lo imposible por encontrar esa nueva videoconsola que nadie tiene, esos zapatos de marca que le harán deslumbrar en clase o ese nuevo móvil de última generación.

Si lo hacemos para destacar por encima del otro, corremos el riesgo de estar enseñando a nuestros hijos los valores equivocados. Y no solo eso, sino que de continuar así, en pocas décadas terminará por morir la ilusión de estas fechas. Tendremos de todo, gran parte olvidado en un cajón por haber sido fruto de apenas unos cuantos brillos.

Regalos, los necesarios

Esta afirmación no siempre es sencilla de llevar a la práctica. ¿Qué es en realidad lo esencial? Muy pocas cosas lo son, pero sí es bueno tener en cuenta que más valen dos o tres detalles que sabemos que nuestros hijos de verdad desean y que van a usar, que un buen puñado de caprichos impulsivos.

Por otro lado, si hay más de un peque en casa, hemos de asegurarnos de que el reparto es equitativo. Además, si la mayoría de los regalos son de uso compartido o pueden utilizarse de forma conjunta, mejor.

No debemos olvidar que a la hora de recibirlos, ocurre algo similar que muchas adicciones. Hablamos de la tolerancia, y es que cuantos más obsequios estemos acostumbrados a recibir, serán más los que necesitaremos en el futuro para experimentar la misma emoción.

Una reflexión final

Desde Fromm Bienestar nos gustaría lanzar un guiño a favor de lo que es importante en este asunto, y no es otra cosa que el compartir, el divertirse y el aprender a ser agradecidos. Hagamos un esfuerzo por enseñar a nuestros niños lo importante que es saber disfrutar con alegría de las cosas, que valoren que los Reyes Magos todos los años vienen de muy lejos (más aún este año) para traer tantos regalos y que, no es mejor el niño que más cosas recibe sino el que comparte con los demás. Aquel que busca una sonrisa en el otro, aceptándole y queriéndole sin necesidad de demostrar nada.

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos