Llámanos: 670479182 | Escríbenos

¿Qué son las relaciones tóxicas?

By 11 diciembre, 2020Codependencia, Familias

No hace mucho, publicamos artículo sobre cómo luchar contra la dependencia emocional donde vimos algunas nociones acerca de aquellas relaciones que no resultan sanas. Esto se aplica sobre todo para la persona que es dependiente de la otra.

Hoy nos gustaría detenernos en aquellos vínculos que establecemos con los demás y que pueden ser dañinos para ambas partes, y que a pesar de serlo, se siguen manteniendo en el tiempo. Hablamos de las relaciones tóxicas.

Codependencia en adicciones: tratamiento para la familia

¿Cómo se producen?

En primer lugar, cabe mencionar que pueden darse en las parejas sentimentales, entre distintos miembros el grupo familiar o de amigos e incluso en el ámbito laboral. El principal aspecto que las caracteriza es la aparente sensación de que ambas partes disfrutan sufriendo en ellas. 

Cuando las observamos desde fuera, vemos a dos personas haciéndose daño de forma continuada, y que en lugar de alejarse y poner remedio, vuelven a por más. Aunque estas personas parecen darse cuenta, al menos brevemente, de lo absurdo de su comportamiento, no logran evitar poner fin al contacto con quien les hace sufrir. Y te podemos ayudar en Fromm Bienestar.

Los psicólogos y demás investigadores detectan un punto importante de masoquismo en las relaciones tóxicas. De algún modo, la persona interpreta o entiende que merece ser tratada de forma negativa, y es lo que acaba buscando.

Por ejemplo, la pareja en la que uno de sus miembros grita al otro y le echa de casa. Este último se marcha desconsolado, maldiciendo al primero, para volver apenas unos minutos después al lugar donde le han maltratado. Más tarde, puede ser esta misma persona la que acabe insultando o incluso golpeando a la otra, para así completar un círculo de lo más desagradable.

Terapia Familiar para Adicciones en Sevilla

¿Por qué se producen las relaciones tóxicas?

Muchos estudiosos coinciden en la presencia de una personalidad dependiente en ambas partes. Por regla general, se trata de personas con una baja autoestima y una necesidad estrecha de contacto humano (sea del tipo que sea).

Por otra parte, parece que las experiencias tempranas cobran un papel importante en la aparición de estas relaciones. Suele tratarse de personas que han sido maltratadas en el pasado y que han interiorizado una sensación de culpa y de malestar importantes. De esta forma, llegan a considerar que estos vínculos son normales, y que es así como las personas deben relacionarse.

Parecen existir factores genéticos que explicarían su aparición. Estamos hablando de individuos con tendencia a la depresión y a la ansiedad, que encuentran en el otro un consuelo que termina por no ser tal. Lo que acaba apareciendo son situaciones que les generan más y más desasosiego y tristeza, quedando atrapados en un círculo que parece resultar adictivo.

No pueden evitarlo…

El mantenimiento en el tiempo es una de sus rasgos principales. A pesar de intentar dejar de relacionarse con la otra persona, quienes están dentro no logran salir. En su lugar, son comunes los ciclos de ruptura y reconciliación, en los que en realidad nada cambia. Como decíamos antes, se trata de un vínculo de carácter adictivo.

A las personas de las que hablamos les aterroriza la soledad. Es este elemento el que actúa como pegamento en estas relaciones, a las cuales podríamos aplicar el lema de “mejor mal acompañados que solos”. Tal es el punto hasta el que llega esta necesidad, que las personas inmersas en relaciones tóxicas acaban por negar las conductas destructivas del otro, centrándose solo en las pocas cosas buenas que le aporta. De ser capaces de ver lo negativo, no logran alejarse de ello.

Cómo combatir la soledad

 

¿Qué se puede hacer?

Salir de relaciones tóxicas no es sencillo. El primer paso consiste en ayudar a que la persona reconozca que es dañina, y que ninguno de ambos está obteniendo lo que merece y desea.

A partir de aquí, comienza todo un trabajo de auto- descubrimiento y análisis de valores de la persona, en el cual debe profundizarse acerca de quién es realmente y lo que desea. Para ello se analizarán sus creencias erróneas, sus distorsiones, e incluso tratarán de identificarse los elementos que hayan producido la relación y su mantenimiento.

En resumen, hemos de destacar que ninguno de nosotros está libre de caer alguna vez en una relación tóxica con otra persona. No debemos culparnos si esto ocurre. Lo importante es reconducir nuestro camino si estamos sufriendo y aprender a acercarnos más a vínculos sanos que nos aporten aquello que nos haga felices.

 

fromm

Author fromm

More posts by fromm

Leave a Reply

Abrir chat

Te llamamos